PROGRAMA DE PREVENCIÓN PARA PERSONAS SANAS

Desde el Centro Impulso lanzamos este nuevo servicio de prevención, te contamos aquí en qué consiste.

A diferencia de lo que se pensaba antiguamente, ahora sabemos que el cerebro está cambiando a lo largo de nuestra vida. Desde que nacemos hasta que morimos ocurren muchísimos cambios en las conexiones, que se relacionan con los aprendizajes de toda la vida. En cambio, en el camino hacia la vejez parece que muchos de esos aprendizajes se van olvidando, y algunas de nuestras habilidades van disminuyendo pero, de lo que no nos damos cuenta es que, a través de la experiencia y sabiduría se adquiere mayor Reserva Cognitiva, que ayuda a que esas conexiones se adapten a las nuevas circunstancias para compensar las limitaciones que van apareciendo.

Este fenómeno se denomina plasticidad cerebral o neuroplasticidad, y es la razón por la cual podemos entrenar nuestro cerebro, al igual que los demás músculos, para mejorar nuestro rendimiento mental actual y dotar al cerebro de Reserva Cognitiva que ayude a prevenir y/o retrasar el declive cognitivo del envejecimiento, al igual que a resistir los efectos de procesos de demencia o de accidentes cerebrales, como los Ictus.

Para aprovechar al máximo esta capacidad del cerebro no debemos tener miedo de enfrentarnos a nuevos retos, ya sean de la vida diaria o a través de juegos y actividades, y de esta forma notaremos cómo, poco a poco, los superamos con más facilidad, queriendo buscar cada vez retos más difíciles. Esto es lo bueno, la capacidad de mejora no tiene límites, aunque cuanto más se mejore más complicado será seguir incrementando nuestras capacidades, siempre será posible superarnos.

Hemos mencionado varias veces el concepto de Reserva Cognitiva pero, ¿Qué es exactamente? Stern (1) la define como la adaptación del cerebro a una situación de lesión utilizando los recursos cognitivos preexistentes de procesamiento, o bien recursos de compensación mediante la activación de nuevas redes neuronales. Esto permite, según el equipo de investigación de Andel (2),  tolerar mejor los efectos de una enfermedad neurodegenerativa, soportando mayor cantidad de signos biológicos de la enfermedad antes de llegar a la manifestación observable de la enfermedad.

Mantener una vida activa mentalmente no garantiza, pues, la ausencia de procesos neurodegenerativos, ni detener los achaques propios de la edad. Pero sí garantiza la aportación de Reserva Cognitiva al cerebro, y con ella reducir considerablemente las probabilidades de mostrar manifestaciones observables tras la aparición de una enfermedad neurodegenerativa, y retrasar al máximo esos achaques propios de la edad. Precisamente, el incremento de la Reserva Cognitiva es el objetivo principal de este nuevo servicio que os presentamos.

¿Cómo trataremos de cumplir el objetivo? Para ello ofrecemos el Programa de Prevención para Personas Sanas, compuesto por dos talleres semanales de hora y media de duración, en los que se trabajaran las diferentes funciones mentales (memoria, atención, funciones ejecutivas…) a través de actividades entretenidas y lúdicas, y que en conjunto formaran una estimulación global, siempre con una actitud de constante mejora.

Como decíamos, los talleres que componen el programa, están diseñados para sacar el máximo provecho de las capacidades mentales, al mismo tiempo que se pasa un rato entretenido y enriquecedor para todos los participantes. Además, su cuidadoso diseño facilita la mejora de habilidades mentales concretas, como la memoria, a la vez que se consigue una estimulación global, siempre persiguiendo el objetivo de incrementar nuestra Reserva Cognitiva, es decir, elevar la capacidad de nuestro cerebro para resistir ante el declive del envejecimiento normal, ante posibles procesos neurodegenerativos (demencias) que podamos sufrir, y ante lesiones causadas por accidentes cerebrales, como los ictus.

Con el lanzamiento de este nuevo servicio, también queremos resaltar el papel de la Prevención Sanitaria, ya que es un aspecto poco valorado en el sistema sanitario en general, y lo entendemos como un aspecto clave para la sociedad. Cualquier gasto en Prevención representa ahorros futuros en todas las esferas: personal, familiar y social.

Si quieres más información puedes pregúntanos sin compromiso llamando a nuestro teléfono 957 61 06 76, o a través del siguiente formulario.

FORMULARIO DE CONTACTO

Bibliografía

  • (1) Stern Y. (2007). Imaging cognitive reserve. En: Stern Y, editor. Cognitive reserve: Theory and applications. Filadelfia, PA, US: Taylor & Francis; p. 251–63.
  • (2) Andel R, Vigen C, Mack WJ, Clark LJ, Gatz M. (2006) The effect of education and occupational complexity on rate of cognitive decline in alzheimer’s patients. J Int Neuropsych Soc. 12:147–52.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *